Saludo por el DÍA del PACIENTE

El Colegio Médico del Perú, haciendo uso del derecho de iniciativa en la formación de leyes, previsto en el Art. 107 de la Constitución Política del Perú, aprobó en su Asamblea de Consejo Nacional dé los días 5 y 6 de marzo del 2010, proponer al Congreso de la República, el establecimiento del DÍA DEL PACIENTE, el día 13 de agosto, día del nacimiento del Mártir de la Medicina peruana, Daniel Alcides Carrión, como “un día destinado a suscitar una profunda reflexión tanto en cuidadores como en pacientes, sobre el significado de estar enfermos y de las responsabilidades que, en el cuidado de la salud competen al paciente, los profesionales de la salud, la sociedad y el Estado”. El 13 de agosto del 2010, se inician una serie de actividades conmemorativas en cada Consejo Regional del país. El 22 de diciembre de ese mismo año, el Ministro de Salud firma la Resolución Ministerial 1009-2010 MINSA, en la que declara el día 13 de agosto como DÍA DE PACIENTE.

Teniendo en cuenta la iniciativa del Colegio Médico, el Congreso de la República aprueba el 30 de abril del 2013,1a Ley 30023, que establece el 13 de agosto de cada año como el “Día Nacional de la Salud y del Buen Trato al Paciente”, la misma que fue promulgada el 22 mayo del 2013. Ley que recoge lo que el Comité de Vigilancia, Ética y Deontológica del Comité Ejecutivo del Colegio Médico, señala que el Día del Paciente, tiene como propósito, “impulsar ene! país un movimiento a favor de ¡a humanización de la atención de salud, que se traduzca en un trato digno y en la provisión de una asistencia segura y de calidad”.

“Y, desgraciadamente,/ el dolor crece en el mundo a cada rato”. “Jamás, hombres humanos,/ hubo tanto dolor en el pecho, en ¡asolapa, en la cartera,/ en el vaso, en la carnicería, en la aritmética!”. “Señor Ministro de Salud; ¿qué hacer?/ !Ah! desgraciadamente, hombres humanos,/hay, hermanos, muchísimo que hacer”, versos de Vallejo, del poema “Los Nueve Monstruos”, de su libro Poemas Humanos, libro publicado en 1939, ya cuando nuestro vate había partido a la eternidad. Para muchos, es su obra cumbre y uno de los libros más impresionantes jamás escrito en relación al dolor del ser humano. En Valle jo, el Perú que cuestiona es el hombre que sufre de hambre, de injusticia, de enfermedad. Es el Perú que, a pesar de tantos años transcurridos, sigue con la “salud siendo mortal”.

El Gremio Médico Nacional asociado a la FEDERACIÓN MÉDICA PERUANA (FMP) y a la ASOCIACIÓN NACIONAL DE MÉDICOS DEL MINISTERIO DE SALUD (ANMMS), frente al abandono y postergación que vive el sector Salud ha enfrentado una medida de fuerza (Huelga Nacional) como respuesta a las, cada vez, más inadecuadas condiciones para el trabajo médico, situación agobiante que vulnera los principios básicos de dignidad y respeto a los pacientes, aspectos que generan su deterioro. En estas condiciones, se encuentra el colapso de buena parte de la infraestructura de los hospitales de la región; así como la falta de medicamentos, reactivos, equipos, personal especializado, etc., que impone riesgosas intervenciones a los profesionales médicos por las consecuencias colaterales de no contar siquiera con un funcionamiento eficiente, afectando significativamente los diferentes servicios. Esta situación genera, además del riesgo de la salud, el hacinamiento de los servicios, la elevación de las infecciones intrahospitalarias, las complicaciones de tratamientos y procedimientos y, por supuesto, un elevadísimo riesgo legal para los médicos. El presupuesto asignado al Sector Salud, muy por debajo del promedio asignado a otros países. El Seguro Integral de Salud (SIS), tan controversial que tiene deudas con muchos hospitales, por lo cual es urgente su salvataje económico. El Ministerio de Salud, a través de su Ministra, debe desarrollar puentes que promuevan la rectoría del sector en los temas de salud, exigiendo presupuestos, promoviendo planes y programas que garanticen no sólo la recuperación de la salud; sino, también, medidas preventivas que protejan a la población, propiciando el diálogo con sus trabajadores, realidad muy distante que, lamentablemente, sufrimos ante la total indiferencia de la Ministra y sus funcionarios, como de nuestro Gobierno.

El Dr. Ciro Maguiña, enveta Médica, escribió; “Hace mucha falta que afirmemos y reafirmemos mejor aún, en el plano jurídico, que la salud y él bienestar humano son los valores más preciados de la sociedad así como resultados, contribuyentes e indicadores de! desarrollo humano auténtico y que no pueden ni deben de subordinarse a ningún otro interés creado, sea éste político, comercial o económico. Y es muy bueno que nuestro Colegio Médico lidere y salvaguarde estos valores y derechos que nosotros, los médicos y los trabajadores de la Salud somos los primeros llamados a defender. Puedo entender que, para muchos buenos colegas, el motivo de la ley pueda parecer obvio; sin embargo, el buen trato al paciente y a la salud de todas las personas, de manera más amplia en la sociedad, no son aún valores ni realidades obvias de los que ya nos podamos sentir mínimamente satisfechos en el país. Hay mucho por hacer y esta ley, creo yo, es un paso adelante-“.

Humanizar la salud es, hoy, un grito compartido, una aspiración común. Salud y enfermedad son experiencias profundamente humanas; involucran a sanos y enfermos, a los profesionales, a los voluntarios y a la sociedad en general. Paradójicamente, los progresos de la medicina y de la técnica no siempre contribuyen al aprendizaje del arte del cuidado de los enfermos. Por esto, la sociedad y la sanidad se deshumanizan; es decir, la salud y la enfermedad pierden su rostro humano, rostro que muchos profesionales desean recuperar.

Por tanto, debemos promover una práctica de la salud y la asistencia, que integre todas las dimensiones de la persona y responda a sus exigencias más apremiantes. Debemos incorporar las habilidades y técnicas de la relación terapéutica y de la humanización al ejercicio de nuestra práctica diaria. Debemos trabajar denodadamente para prestar atención a las personas, sectores y situaciones de especial vulnerabilidad social, donde la atención humana y humanizadora es más urgente.

Si, alguna vez, alguno de nosotros entrara a un Hospital o a una institución de salud y detectara que se ha extinguido la chispa de la compasión, podría pensar que la medicina ha terminado ya que la oscuridad ha triunfado; pero ello no será, porque nosotros, los médicos seguiremos llevando la chispa de seguir luchando por la VIDA y la SALUD.

COLEGAS:

Reciban el saludo de la Junta Directiva del Consejo Regional VIII 2016-2017 y, con la seguridad que a esta hora de la historia, podemos, juntos, caminar e ir al encuentro de la única verdad, la del AMOR Todos, realmente comprometidos, estamos llamados a “dejar a Dios ser Dios en nuestras vidas”, para que, animados por la fuerza de su Espíritu, ofrezcamos al mundo, creyente o no, un testimonio limpio y alegre de caminar en LA VERDAD DEL AMOR.

Articulos Relacionados

Leave a comment

Dirección: Av. Salavery 720, Chiclayo, Región Lambayeque Atención al público: Lunes a Viernes: 8:30 a.m. - 6:30 p.m. | Sábado: 9:00 a.m. a 12:00 p.m. Teléfono (Oficina de Tesorería): (074)235554 RPM: #978163247